lunes, 9 de abril de 2018

Impacto del tabaquismo sobre la artritis reumatoide

En un artículo de reciente publicación, se resume cómo afecta el tabaquismo o hábito de fumar, en los diferentes aspectos de la Artritis Reumatoide. La gravedad de la Artritis Reumatoide puede definirse por el daño estructural en las articulaciones y las manifestaciones extraarticulares o complicaciones que implican infecciones y tumores.
Pero ¿Qué impacto tiene el tabaquismo sobre cada uno de los diferentes aspectos de la Artritis Reumatoide?
Fumar es un factor de riesgo para el desarrollo de la Artritis Reumatoide.
Fumar está asociado a mayor actividad de la Artritis Reumatoide que se detrmina con un mayor número de articulaciones afectadas y valores más altos de PCR
El tabaquismo aumenta el daño articular y contribuye a aparición de manifestaciones extraarticulares y complicaciones.
Se ha demostrado que existe una asociación significativa entre el tabaquismo y el daño articular con mayor progresión de la enfermedad a nivel radiológico. Por otro lado, el consumo de tabaco es un factor que puede contribuir a las manifestaciones extraarticulares, tales como: nódulos reumatoideos, enfermedad pulmonar intersticial difusa y vasculitis (afectación de arterias y venas).
El tabaquismo activo en etapas tempranas de la Artritis  Reumatoide es una factor de riesgo independiente para la aparición de manifestaciones extraarticulares.
El riesgo de infecciones con Artritis Reumatoide se debe a varios factores entre los que se incluyen: la actividad/gravedad de la enfermedad, los tratamientos inmunosupresores (especialmente glucocorticoides), edad avanzada de los pacientes, y ciertas enfermedades añadidas como la diabetes, enfermedades pulmonares o renales crónicas y, por último, se sabe que fumar altera los mecanismos de defensa innata.
Para reducir el riesgo de infecciones en personas con Artritis Reumatoide se recomienda la vacunación antineumocócica. Por otro lado se suma que fumar parece tener un impacto en la respuesta de la vacunación.
El tabaquismo aumenta el riesgo de muerte por aparición más frecuente de problemas cardiovasculares y el cáncer de pulmón.
Fumar puede reducir la respuesta a diferentes tratamiento de la Artritis Reumatoide, tales como Metotrexato, los anti-TNF como infliximab, etanercept y adalimumab. El tabaquismo activo se asocia a menor respuesta a los 3 y 6 meses y menor tasas de remisión.
Una encuesta cualitativa ha demostrado que existen cinco impedimentos para dejar de fumar: conocimiento inadecuado de la relación entre el consumo de tabaco y la Artritis Reumatoide; fallo en la forma de superar el dolor; dificultad para recurrir a una alternativa al consumo de tabaco, como el ejercicio físico; mecanismos de afrontamiento inadecuados para tratar la enfermedad y el aislamiento de pacientes con altos niveles de depresión y ansiedad.
El cese del tabaquismo reduce el riesgo de aparición de manifestaciones extraarticulares, particulamente broncopulmonares, infecciones graves y reduce el riesgo de mortalidad por problemas cardiorespiratorios o malignidad (como cáncer de pulmón).

*FUENTE: IN-PACIENTS

No hay comentarios :

Publicar un comentario